Home

La tarde del 18 de julio los clavarios de las “Santes Escudelleres” (Santas Justa y Rufina), patronas de los ceramistas y de la ciudad de Manises (Valencia), ofrecen un espectáculo único en el mundo. Subidos en carrozas desfilan obsequiando con piezas de la artesanía local a todos los asistentes. Cerca de 400.000 reproducciones pasan de las manos de sus autores a las de turistas y habitantes de las poblaciones cercanas. Es el momento culminante de Festa i Cavalcada de la Ceràmica en Manises, una celebración que cuenta ya con 114 años de existencia.

N6-Sibarita-Manises3

Esta Cabalgata, declarada Fiesta de Interés Autonómico en 2008, es una muestra más de lo que ha significado –y aún significa- esta disciplina artesana en el levante español, y particularmente en Manises. Unas raíces que, aunque tienen sus antecedentes en las cofradías y gremios del Medievo, han llegado hasta la actualidad consiguiendo un estilo propio y que tiene un sitio privilegiado en los principales museos y colecciones de artes suntuarias del mundo.

Aunque hay constancia de hallazgos de cerámica del Neolítico en diferentes zonas de la Comunidad Valenciana, y se han hallado restos de cerámica romana en su subsuelo de Manises, quizá son los vestigios de alfares musulmanes en torno al siglo XIII son el primer indicio de la futura industria ceramista que se erigiría en esta población. Ya bajo dominio cristiano, Don Pere Boïl, IV señor de Manises, trajo desde Al-Ándalus la técnica y alfareros para la elaboración de la denominada cerámica dorada, que en siglos posteriores daría fama internacional a esta localidad. Tanto la cerámica dorada de reflejo metálico, como la decorada en azul, serán las señas de identidad de la región. Y de su floreciente industria que ya a principios del siglo XVII contaba con un “Gremi de Mestres de Obra de Terra”.

N6-Sibarita-Manises4

Dos siglos más tarde, en pleno esplendor comercial, se empezaría a celebrar la Cavalcada de la Ceràmica, hecho relevante que convirtió a la población en un foco importante del comercio, tanto que, en 1924, el rey Alfonso XIII, concedió por Decreto a la villa de Manises el título de Ciudad Histórica y Laboriosa indicando que “…desde tiempo inmemorial  se ha dedicado a la industria de la cerámica y mayólica artística…”

Desde entonces hasta hoy ha cambiado mucho el panorama de la industria cerámica en Manises. Muchas fábricas de las que antaño rodeaban el núcleo urbano han desaparecido, quedando sustituidas por pequeños talleres que conservan la esencia de la cerámica de la localidad. Y, sin embargo, la artesanía manisera esta más viva que nunca. Hoy, además de firmas históricas que siguen pasando de padres a hijos, las nuevas tecnologías permiten comprar y encargar una vasija exclusiva en un taller artesano desde cualquier parte del mundo a través de aplicaciones para smartphones (DoVase), adquirir una reproducción pintada a mano de las tradicionales piezas de reflejo metálico de siglos pasados, o vestir una joya realizadas con tierra, arcillas y pigmentos típicos de la región que nos recuerde el origen de un vino con D.O. Valencia (ObiTerra). La cerámica de Manises sigue viva, como lo atestiguan las decenas de miles de personas que visitan la población cada mes de julio para conocer de la mano de los maestros ceramistas un oficio que se pierde en los albores del tiempo.

13prSanserif-Obiterra2

Advertisements