Home

Con un abanico muy amplio de posibilidades, desde la lápida funeraria hasta la escultura moderna o el logotipo de empresa, Raúl Abad es un escultor del siglo XXI que sigue trabajando sus piezas con cariño en un proceso enteramente manual.

¿Puedes decirnos cómo y cuando empezaste en el oficio?

Desde muy pequeño empecé dibujando. Luego, a los seis años, jugaba con el barro: mi padre tenía un taller de piedra en el cual cogía trozos que sobraban y hacía mis primeras esculturas.

Abarcas varios estilos: escultura moderna, figurativa y religiosa. ¿Cuáles son tus referentes en cada estilo

Además de esos estilos, también realizo esculturas en lápidas. Hago trabajos muy especiales, ya que algunas de ellas yo ni siquiera las llamaría lapidas, son verdaderas obras de arte: una de ellas era una escultura de un ángel a 180 cm de alto. Son muchos los referentes que tengo, pero sobre todo Bernini, Miguel Ángel…

Este verano has expuesto en el Centre d’Artesania de la CV la muestra “Sentidos”. ¿Qué ha supuesto para ti? Para mí ha sido un placer exponer en el Centro de Artesanía. Es una oportunidad que nos dan a los artesanos de poder llegar a más público. Todavía es pronto para el balance, y espero que sea bueno.

N6-ENTREV-RaulAbad1

¿Cuál crees qué es tu sello distintivo?

La diferencia entre mi forma de trabajar y la de los demás es muy sencilla. En primer lugar, las ganas de trabajar innovando y creando piezas originales, siempre buscando el punto entre lo que busca el cliente y lo que yo le puedo aportar a nivel de experiencia y calidad de trabajo. En segundo lugar, el trato directo y personal con el cliente, creando una relación de trabajo, pero a la vez muy personal. Para mí el cliente tiene que salir satisfecho con su proyecto, da igual en la línea que nos movamos. Mi sello es la originalidad y creatividad, la cantidad de materiales que puedo trabajar. Cuanto más complicado sea el reto más me gusta.

Cuéntanos un poco cómo es el proceso de creación. Cuando tienes un encargo, ¿cómo consigues captar la idea de lo que quiere el cliente?

Bueno, yo trato de captar la idea de mis clientes escuchándoles. Soy como una esponja porque a veces me pongo hablar con ellos, no de la escultura que quieren, sino un poco de sus vidas: de cómo son ellos, cosas que les gustan… De ese modo plasmo en una idea concreta las sensaciones. Es algo tan inexplicable que surge sin darte cuenta.

Tu taller está en Alfara del Patriarca (Valencia) ¿Quiénes son vuestros principales clientes? N6-ENTREV-RaulAbad2

¿Tenéis o habéis tenido de fuera de la Comunitat?

Iglesias, gente particular, y por encargo. Mi ámbito de trabajo suele ser nacional y, puntualmente, internacional.

¿Cómo ves el futuro del sector de la artesanía y de la talla y escultura en particular?

De la artesanía, muy bueno. Actualmente, el trabajo manual profesional de alta calidad escasea. Pienso que el que realmente sea un buen profesional tiene futuro, siempre y cuando se den las condiciones adecuadas de innovación, profesionalidad y muchísimo trabajo. En cuanto a la talla y escultura, vivir de este tipo de trabajo a nivel profesional es difícil. El escultor bohemio, que parece que sea algo que tiene que ser un escultor, o famoso y adinerado, existe en muy pocas ocasiones. Dicen que la virtud esta en el término medio y eso es muy difícil de conseguir. Si haces lo que te gusta y lo vendes bien vendido, genial, pero si haces lo que te gusta y no vendes nada no puedes comer todos los días. Entonces, la virtud ¿cuál es? El sacrificio que tienes que hacer muchas veces para poder comer y con ello poder realizar las piezas que tu quieres crear. Para mí la gran virtud es sacarle el mayor partido a cualquier cosa que realizo centrándome exclusivamente en el tema de la escultura.

Advertisements