Home

Limoceramics, una editora valenciana que diseña y produce objetos en cerámica. Creada por dos diseñadoras industriales que apuestan por combinar la tradición artesanal de la cerámica valenciana con un diseño innovador. Los valores de la marca son el diseño sencillo, donde la materia cerámica es la protagonista, y muchas veces combinada con otros materiales nobles como el cuero.

¿Cómo y cuándo decidís dedicaros profesionalmente a la cerámica de autor?

Hace unos años empezamos a interesarnos por la cerámica como material de trabajo y comenzamos nuestra formación en la materia. De este modo, surgió la idea de aplicar nuestros conocimientos de diseño de producto a los de producción de cerámica.

Limoceramics vio la luz hace 2 años y actualmente compaginamos nuestra actividad con los encargos de diseño que recibimos en el estudio.

¿Podríais explicar qué técnicas usáis y en qué consisten?

Trabajamos con diversos materiales, especialmente la cerámica blanca que combinamos con otros, como el cuero y que manipulamos para conformar a la pieza final.

Nuestro trabajo comienza con la elaboración de un briefing para la creación de cada producto, una vez definida esta parte pasamos a la fase de diseño del producto, después vienen los prototipos, pruebas, y modelo original, a partir de ahí comienza la producción de las piezas cerámicas mediante colaje con moldes, horas de secado, manipulado y cocciones, una primera para el bizcocho, una segunda para el esmaltado y en el caso de las piezas ilustradas, una tercera cocción para fundir las imágenes en el esmalte.

N8-Limoceramics

Vuestras piezas recibieron atención internacional desde el principio y ya pueden encontrarse en centros de arte y museos de primer nivel como el Thyssen, en Madrid. ¿Son el nuevo marco en el que presentar la cerámica contemporánea ahora que el comercio tradicional se ha retraído?

La tipología de comercios donde se están vendiendo nuestras piezas es muy variado, pero sí que es cierto que desde un principio ha habido un interés por parte de tiendas de museos o galerías, normalmente frecuentados por gente con un especial interés por el arte o la obra gráfica. Actualmente tenemos nuestras piezas en galerías y museos de Madrid, Barcelona, Valencia, Viena, París, Toulouse, Nantes, entre otros.

Vuestros productos alternan el minimalismo y la funcionalidad en la materia prima con customizaciones en cuero para configurar un universo objetual lleno de metáforas visuales, ¿cuál es vuestra fuente de inspiración?

Siempre nos han interesado los distintos oficios artesanos por su singularidad y el valor que aportan frente a lo industrial, también como diseñadoras tenemos nuestro propio criterio, donde predominan las líneas sencillas. Existen muchas empresas artesanas que están innovando y haciendo trabajos muy interesantes. Nosotras aspiramos a formar parte de ese grupo de empresas que están haciendo nuevas propuestas.

Mantenéis una constante renovación de objetos y colecciones en el catálogo de Limoceramics. ¿En qué estáis trabajando actualmente?

Estamos trabajando en nuevos diseños y estudiando la incorporación de nuevos materiales y procesos.

Desde el principio de la firma apostasteis por una línea de productos personalizados por diversos artistas e ilustradores que imprimen su sello personal a una serie limitada de piezas. Es una forma de diferenciarse o de retroalimentarse artísticamente.

Lo cierto es que las colaboraciones surgieron por un interés personal y de nuestra admiración por el trabajo de muchos ilustradores y artistas.

¿Cómo veis el futuro de la artesanía en la Comunidad Valenciana?

Existen muchos tipos de artesanía, y cada una tiene un mercado muy diferenciado, artesanía de lujo, folclórica, contemporánea… ésta última, que requiere una mezcla de tradición e innovación, es con la que nos sentimos más identificadas y pensamos que tiene mucho futuro a través de la diferenciación.

Las nuevas tecnologías han facilitado el acceso al mercado global de los productos artesanos, si bien, parece que todavía no hay una respuesta masiva del comprador, ¿Cuál creéis que es la causa? 

Como bien dices a pesar de que la producción del artesano es local, vivimos en un mercado global y esa es la mentalidad que hemos de tener,  hoy en día podemos comprar productos de casi cualquier parte del mundo, esto hace que también la competencia y el nivel de exigencia sea mayor.

Advertisements