Home

El centro, el más antiguo de España en su ámbito, se acerca a su gran aniversario inmerso en los preparativos y mira al futuro con optimismo

La Comunitat Valenciana es uno de los territorios con más tradición cerámica de Europa. Por eso cuenta con una importante industria, con artesanos, con museos y, por supuesto, con escuelas. La decana –de toda España- está en Manises. Es la Escola d’Art i Superior de Ceràmica (EASC) y en 2016 cumple ya cien años. “Nuestra intención es aprovechar el centenario para relanzar la Escuela y reafirmar nuestro compromiso educativo con el mundo de la cerámica”, nos explica la vicedirectora del centro, María José Sanz.

Para ello preparan una serie de exposiciones e iniciativas diversas, unos preparativos en los que están ahora inmersos. “Estamos muy ilusionados”, confiesa Sanz, aunque aún es pronto para confirmar espacios y fechas. Sin embargo, según avanza a Sibarita News, ya pueden concretar que todo comenzará a partir de mediados de enero de 2016 y que el escenario serán los principales museos y espacios culturales de la ciudad de Valencia. Programarán exposiciones “con temáticas variadas que van desde el diseño industrial hasta la joyería cerámica pasando por la cerámica tradicional o la escultura cerámica, acompañadas de conferencias y actividades lúdicas”.

N9-EASC2

En este centro los alumnos pueden cursar dos tipos de estudios: Ciclo Formativo de Grado Superior en Cerámica Artística y Estudios Superiores en Artes Plásticas en Cerámica.

De estos casi cien años, Sanz prefiere no destacar un momento histórico de la EASC porque, asegura, lo importante “es seguir trabajando bien y aportar valores y compromiso al mundo de la cerámica”. Reconoce, sin embargo, que son momentos de incertidumbre que costará tiempo y esfuerzo superar. Y es que la crisis no sólo es un asunto económico, matiza la vicedirectora, “representa también un cambio de valores que afecta a la concepción de los productos cerámicos y que tendremos que aprender a reinterpretar y dotarlos del sentido que la sociedad demanda”.

Y es que la realidad es demoledora. Por sus aulas pasan alumnos de diversas nacionalidades, aunque su número ha disminuido sensiblemente en los últimos años por la crisis y la falta de becas: este curso hay 98 alumnos, pero han llegado a tener cerca de 300.

Advertisements