Home

Marifé Navarro Pérez de Heredia, Artesana de fibra vegetal / Vegetal fibre craftswoman

Cestera y Licenciada en Arquitectura Técnica. Es una artesana atípica que alterna la experimentación y la innovación con diseñadores profesionales y estudiantes junto con un catálogo de productos personales basados en técnicas tradicionales que, en sus manos, recuperan el lustre de antaño. No en vano, es una de las pocas mujeres que cuenta con el premio Manos Extraordinarias de la Comunidad Valenciana. Y, por si fuera poco, su colaboración con Sanserif Creatius en la exposición “Esencia” le valió ser finalista de los Premios Nacionales de Artesanía en 2012.

¿Cómo se convierte una Arquitecta en Artesana?

Creo que no hay tanta diferencia entre las dos cosas, la arquitectura, en cierta medida, consiste en cerrar un espacio con paredes, procurar que sea resistente, estético y que responda al uso para el que lo hemos creado. Es muy parecido a lo que hacemos al fabricar un cesto. Es solo cuestión de escala.

¿Podrías explicar qué técnicas usas y en qué consisten?

Como mi oficio de cestera no viene de la tradición, sino de la afición, no tengo unos esquemas muy rígidos a la hora de elaborar las piezas. Las técnicas vienen dadas por las posibilidades del material usado en cada momento y de las necesidades del objeto final.

La elección de un material como la médula de junco o la cuerda de algas o las tiras de castaño viene determinada por una cuestión geográfica o por las propiedades de éstos materiales.

Fundamentalmente por las propiedades que me brinda cada material, de la misma forma que el alfarero no solo puede hacer cerámica con el barro de su patio o el vidriero con la arena de la playa más próxima. Por lo mismo creo que el cestero no tiene porqué limitarse a tejer las especies vegetales que crecen en su entorno. Creo que puede y debe usar cualquier material vegetal o no, a su alcance.

N9-MarifeN1

Quizá, lo más innovador de tu trabajo es la aplicación del estudio de estructuras para la elaboración de las piezas experimentales que has desarrollado en colaboración con diseñadores locales, ¿en qué estás trabajando ahora?

En varias cosas, además de seguir con los cursos de cestería, estoy colaborando con diseñadores jóvenes en la creación de algunas piezas y preparando una exposición para el verano.

De hecho, eres una de las primeras artesanas que apostaste por la colaboración con diseñadores profesionales en busca de nuevos horizontes para la artesanía, ¿Cómo evalúas el resultado a fecha de hoy?

Muy positivamente, ha sido y es, una gran experiencia trabajar con gente joven, con mucha ilusión y muchas ideas nuevas, que ayudan a incorporar al oficio de cestero al mundo del diseño y la innovación, rescatándolo de viejos estereotipos y abriéndole un inmenso abanico de posibilidades, más allá del típico cesto o canasto.

Eres de las que piensas que el futuro de la artesanía pasa inexorablemente por la colaboración con otros ámbitos profesionales para elaborar productos que se ajusten a las nuevas necesidades, o crees que un producto que ha pervivido dos siglos tiene todavía sitio en los hogares actuales.

Las técnicas tradicionales siempre tendrán un sitio en nuestros trabajos, porque partimos de ellas, pero creo que una elaboración manual no está reñida con un render, una impresora 3d o internet. La artesanía y en particular la cestería, no tiene porqué ser rudimentaria.

Creo que hay que quitar la pátina de antiguo o viejo cuando nos referimos a un objeto artesano, a un objeto realizado cuando el tiempo no tenía el valor que le damos ahora. Por eso creo que son tan interesantes los equipos multidisciplinares en los que los artesanos, diseñadores, informáticos, etc., trabajemos coordinadamente y con un único propósito final que es el de crear y comercializar nuestros productos.

¿Cómo ves el futuro de la artesanía de fibra vegetal en la Comunidad Valenciana?

Muy bien, creo que la cestería y la artesanía en general están recuperando su sitio y que el comprador está volviendo a valorar lo manufacturado, por lo que tiene de único y exclusivo. También hay que agradecer el apoyo institucional que está teniendo la artesanía en la Comunidad Valenciana.

Las nuevas tecnologías han facilitado el acceso al mercado global de los productos artesanos, si bien, parece que todavía no hay una respuesta masiva del comprador, ¿Cuál crees que es la causa?

Creo que todavía nos sigue gustando “tocar” lo que compramos, más en el caso de la artesanía, en la que no hay dos objetos exactamente iguales y podemos elegir el que más nos gusta entre varios muy parecidos. Pero cada vez los artesanos nos apoyamos más en las nuevas tecnologías, para que nuestros productos puedan darse mejor a conocer y  sean competitivos en un mundo muy industrializado como el que vivimos, pero sin perder la esencia de la artesanía que es la manufactura.

Advertisements