Home

A punto de cumplir ya 85 años, Trufas Martínez es uno de los comercios más emblemáticos de Valencia. Suman varias distinciones, la última, el premio “Artesanía Alimentaria” de la Generalitat. Teresa Ricart Martínez es su gerente.

¿Qué supone para vosotros el Premio Artesanía Comunitat Valenciana, en la categoría “Artesanía Alimentaria”?

El reconocimiento al esfuerzo en la gestión empresarial y un importante respaldo para comenzar a comercializar nuestros productos fuera de la Comunidad Valenciana y animarnos a acometer nuevos proyectos de distribución.

El jurado valoró vuestro “moderno sistema de gestión” y vuestra “capacidad para aplicar criterios de sostenibilidad, calidad e innovación” en la elaboración de los productos. ¿Nos puedes detallar un poco en qué consiste todo esto?

Tenemos implantados “protocolos de procedimientos operacionales” en los diferentes procesos y departamentos, estando adaptados a las nuevas tecnologías: tenemos informatizadas las áreas de producción, gestión y ventas. Hemos implantado el sistema APPCC, garantizando la “Calidad y Seguridad Alimentaria”, cumpliendo así con todas las normas higiénico-sanitarias. Estudiamos y desarrollamos continuamente nuevas texturas y conceptos de producto, tratando de estar a la vanguardia en nuevas creaciones de chocolate.

N3-sibarita-TrufasM2

Hace poco más de un año nos presentabais una nueva fórmula de chocolate puro al 70%, en tabletas de 65 gramos. ¿Qué tal ha funcionado el producto?

Ha gustado mucho y hemos creado nuevos productos como el Xoc, un nuevo concepto para tomar un chocolate caliente, 100% chocolate natural, sin espesantes ni harinas, ni lecitinas, con canela, naranja, especias, café… Y seguiremos creando.

¿Qué otros productos nuevos nos puedes destacar? ¿Estáis trabajando ahora en alguna otra novedad?

Nos encontramos muy creativos y motivados y estamos trabajando en tres creaciones en chocolate, de las que estamos satisfechos: “Obras Maestras” en chocolate con relieves; “Zapatos artesanos de chocolate”, a inspiración de la artesana que los crea; y “Abanicos en forma de bombón”, pintados a mano.

Vemos, cada año, cómo van cerrando comercios tradicionales en Valencia. Vosotros lleváis en esto desde los años 30 del pasado siglo, ¿cuál es el secreto?

Yo lo resumiría en cuatro palabras: “pasión” e “ilusión” todos los días y en todo lo que se hace, no perder la “esencia”, y “mimar” al máximo el producto que elaboras.

N10-PACV-TrufasM1

Un centro urbano sin comercios tradicionales es un centro al que le falta vida, autenticidad… ¿Qué crees que se debería hacer para evitar la pérdida de estos negocios artesanos y familiares?

Considero que existen muchos factores que hace que comercios tradicionales día a día se estén perdiendo. Factores como las rentas antiguas, el relevo generacional, sobre todo en actividades que son sacrificadas en horarios y en cumplimientos de nuevas normativas. En ocasiones las generaciones siguientes no desean seguir con esa actividad que sus padres o abuelos iniciaron con tanto esfuerzo, pero otras veces, aunque uno quiera, no es factible seguir con la actividad. Es una pena que con tanta globalización se estén perdiendo esos comercios que solo existen en ese punto y que en ningún otro sitio del mundo los puedes encontrar porque es un artesano. Yo valoro muchísimo el gran esfuerzo que hicieron mis abuelos Hilario y Antonia para establecer los pilares de mi empresa, que con ilusión continuo y espero que mis hijos también lo continúen.

Después de varios años de dificultades económicas y estancamiento del consumo, ¿habéis notado ya cierta reactivación?

Afortunadamente parece que poco a poco se va recuperando ese estancamiento que a nivel general todos hemos sufrido en mayor o menor grado.

Advertisements