Home

Antaño, Valencia era una de los grandes productores de papel y oficios como el de encuadernador eran muy valorados. Hoy quedan sólo algunos.

Varios oficios artesanos han desaparecido con el tiempo o se han convertido en rarezas: los herreros, los cordeleros, alpargateros… Otros continúan existiendo, aunque están en retroceso y van desapareciendo. Es el caso de los encuadernadores, algunos de los cuales subsisten buscando nuevas vías de negocio. La mayoría de ellos son negocios familiares y se enfrentan a la renovación generacional. Muchos ya no continuarán después de la jubilación del artesano: “Mi taller empezó conmigo –y con la ayuda de mi mujer– y creo que terminará conmigo”. Así se expresa Pedro Domínguez Luna, encuadernador y presidente de la Asociación Provincial de Artesanos de Castellón. “Ninguno de nuestros dos hijos está por la labor, tienen ya sus estudios realizados y sus trabajos encaminados”, explica. ¿El reto? Adaptarse a las nuevas tecnologías y buscar nuevas facetas de negocio. Ante una decadencia del oficio “evidente”, según Domínguez Luna, “las nuevas tecnologías son necesarias y hay que adaptarse a ellas. Es necesario el diseño, sobre todo para poder estar en el mercado”.

Domínguez ha creado la marca Cartoné Disseny, bajo la cual comercializa cajas para regalos y otros productos novedosos, con papeles que él mismo se confecciona “con las técnicas de marmolado, engrudo, acrílicos y utilizando también papeles italianos y húngaros”.

N11-PDL-1

Xàtiva: la cuna del papel europeo.Aunque los oficios artesanos vinculados al papel están hoy en decadencia en nuestra tierra, el Reino de Valencia ha estado históricamente muy vinculado a este producto. Así, por ejemplo, en Banyeres de Mariola (Alicante) hay un museo del papel –el único de la comunidad autónoma– y en Valencia, en 1474, en la imprenta de Lambert Palmart, se imprimió el primer libro literario de la península ibérica (estaba escrito en valenciano).Además, en Xàtiva (Valencia) estuvo probablemente la primera fábrica de papel de Europa (siglo XI). Desde allí el papel se propagaría hacia el resto de Europa. Así, Xàtiva fue líder en su fabricación en la Corona de Aragón, según publicó el historiador californiano Robert I. Burns en su libro “Society and documentation in Crusader Valencia”. De hecho, como explica a Sibarita News Josep Lacreu, jefe de la Unitat de Recursos Lingüisticotècnics de la AVL, la palabra papel en algunas lenguas europeas, como el castellano o el portugués, procede probablemente de la palabra valenciana ‘paper’, según las teorías del lingüista Joan Coromines

Advertisements